El Blog de la Psicologia Laboral

Psicología del Trabajo y Organizacional, Psicohigiene y Prevención del Suicidio

Posted on: octubre 30, 2011

Psicología del Trabajo y Organizacional, Psicohigiene y Prevención del Suicidio
Este artículo tiene como objetivo explicitar como desde la Psicología Organizacional y del Trabajo, es factible realizar tareas de Psicohigiene en la prevención del suicidio en Argentina. Para ello me remitiré a describir dos experiencias como profesional en recursos humanos.
Me desempeñaba como consultora externa de una empresa metalúrgica, y fui convocada para esclarecer la naturaleza de un conflicto suscitado entre un jefe de proyectos y uno de los ingenieros a su cargo, a quien llamaremos XC. Para realizar el psicodiagnóstico incluí técnicas para medir sus funciones cognitivas, relacionadas con la inteligencia numérica, inteligencia espacial y comprensión y discernimiento, y el método de Rorschach para investigar el funcionamiento de su personalidad. Detecté que si bien su rendimiento en las funciones cognitivas era muy elevado, presentaba elevados factores de riesgo del comportamiento suicida que habían sido definidos por la Doctora Alicia Passalacqua (1997).
Esta investigadora argentina aportó elementos cuantificables en el protocolo del Rorschach, los cuales permiten detectar a tiempo el potencial suicida que resulta peligroso, tanto sea por su magnitud, como por la posibilidad de ser actuado.
Dada la gravedad del caso evaluado de XC, además de darle una devolución, me comuniqué no solamente con la gerente de RR.HH., sino con su jefe inmediato y con el director del área, teniendo en cuenta que XC reconoció su dolor psicológico, pero rehusó iniciar un proceso psicoterapéutico ( su Rorschach incluía elevadas tendencias de terquedad). Al cabo de dos años los conflictos entre XC y su superior escalaron siendo XC desvinculado de la organización. A la semana siguiente los padres de XC, quienes dependían del apoyo económico de su hijo, se colgaron de un puente de la zona rural donde residían. La gerente de RR.HH. me convocó nuevamente y como resultado XC fue reincorporado a la organización, accediendo a iniciar un proceso psicoterapéutico. Es importante aclarar que en la decisión de XC fue muy valiosa la ayuda de su esposa, como la contención de la empresa.
En la segunda experiencia fui convocada por una empresa del ramo de la energía para realizar psicodiagnósticos laborales de los operadores de su central térmica de ciclo combinado (vapor y combustible). Cabe aclarar que en Argentina la Comisión Nacional de Energía Atómica (CONEA) regula la actividad de centrales térmicas, exigiendo que dichos psicodiagnósticos sean llevados a cabo.
Como en el caso anterior, administré técnicas para evaluar las funciones cognitivas de los operadores, relacionadas con la percepción visual, atención espontánea, concentración, sentido común y coordinación visomotora, y el método de Rorschach para investigar el funcionamiento de la personalidad.
Entre estos casos, apareció uno, a quien llamaremos CD, el cual me llamó la atención. Aunque sus funciones cognitivas presentaban un adecuado rendimiento, salvo la relacionada con la atención espontánea, nuevamente el potencial suicida era elevado en el Rorschach Ya con la experiencia del caso anterior, solicité de inmediato, y sin tener aún el informe definitivo elaborado, una entrevista con CD y su jefe directo. A ambos les expliqué la situación en entrevistas individuales, y en lugar de emplear el término “peligro de desintegración psicológica” como en el caso anterior, usé el vocablo de “tendencias de autodestrucción”. Fui terminante además comunicando a las autoridades de la organización que si a raíz del informe psicológico tal individuo era despedido, y luego se suicidaba, yo no me hacía cargo de la responsabilidad de su decisión. Tanto su jefe directo, como la organización, actuaron de una manera contenedora. El evaluado inició un tratamiento psiquiátrico y fue derivado a tareas administrativas. En este caso, le propuse diferentes terapeutas cubiertos por su obra social y controlé durante dos meses su evolución, la cual fue positiva.
Para concluir y remitiéndonos a Alicia Passalacqua (1997): “El suicida, como el criminal, frecuentemente se regodea en ocultar sus intenciones, guardando celosamente sus secretos, aunque transmite mensaje sobre ellos, en una actitud ambivalente de desafío y de indirecta recurrencia al auxilio de los otros, pero que alguien muy advertido podría descubrir.” Es por ello que el rol del psicólogo que actúa en el campo de las organizaciones posibilita detectar diversas patologías o acontecimientos futuros, como lo es el comportamiento suicida. Sin embargo, resulta imprescindible a fin de disminuir la tasa de suicidio en Argentina, la más alta en Sudamérica, la formación de profesionales que actúen en el campo de la Psicología Organizacional y del Trabajo, en el método del Rorschach, por ser el único que aporta datos no solo cualitativos, sino también cuantitativos para medir el potencial suicida, especialmente por disponer de parámetros normativos actualizados y adaptados a nuestro medio y a nuestra época.

Bibliografía
Alicia Passalacqua. 1997. “Investigación sobre suicidio y Rorschach.” Revista del Instituto de investigaciones de la Facultad de Psicología. Año 2. Número 1.
Alicia Passalacqua. 1997. http://www.suicidologia.org.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: